L'efecte de la inclusió d'espècies espanyoles en els apèndixs de l'Conveni sobre el Comerç Internacional d'Espècies de Fauna i Flora Silvestre (CITES)

L'efecte de la inclusió d'espècies espanyoles en els apèndixs de l'Conveni sobre el Comerç Internacional d'Espècies de Fauna i Flora Silvestre (CITES)

06/09/2019

  • Entre las más de 50 modificaciones de los apéndices CITES, en la última Conferencia de las Partes (CoP) se han incluido dos especies cuyo área de distribución se extiende hasta España.
  • El propósito de la inclusión en los apéndices CITES es aumentar el control, la gestión y el conocimiento sobre el comercio de las especies.


La 18ª reunión de la CoP CITES, ha dado como resultado la inclusión de numerosas especies afectadas por el comercio en alguno de los apéndices del Convenio.

Si bien jirafas, rinocerontes o elefantes son las especies sobre las que más se ha debatido, no son las únicas, y una especie marina de altísima importancia con área de
distribución en España ha sido incluida en el Apéndice II del Convenio, en el que se recoge a todas las especies que, aunque en la actualidad no se encuentran necesariamente en peligro de extinción, podrían llegar a esa situación a menos que su comercio esté sujeto a una reglamentación estricta con el objetivo de evitar una utilización incompatible con su supervivencia y, aquellas otras especies no afectadas por el comercio, que también deberán sujetarse a reglamentación con el fin de permitir un eficaz control de aquellas que sí están recogidas (principio de similitud de especies).

Los criterios de inclusión en los apéndices quedaron establecidos en la 9ª CoP, y en el caso de la inclusión en el apéndice II, se basan en la necesidad de reglamentar el comercio de una especie para evitar que reúna las condiciones necesarias para su inclusión en el Apéndice I en el futuro, así como que se prevea que la recolección de especímenes del medio silvestre pueda tener un efecto sobre la población silvestre a un nivel en el que su supervivencia se vería amenazada.

Sobre estas premisas, la CoP 19 ha decidido por mayoría de dos tercios, necesaria para la modificación de los apéndices, la inclusión de las especies Isurus oxyrinchus (tiburón Mako de aleta corta) e Isurus paucus (tiburón Mako de aleta larga).

Ambas especies, denominadas comercialmente como marrajo dientuso, son especies de tiburón grande, altamente migratoria, y distribuidas en aguas oceánicas templadas y tropicales, que encontramos tanto en el mar Mediterráneo como en el Atlántico Norte y Sur. Su principal amenaza es la pesca, tanto dirigida como incidental, y se comercializa a nivel nacional e internacional por su carne y aletas.

La carne de Mako es de alta calidad (se la conoce como "veau de mer" en Europa) y se utiliza fresca, seca, salada, congelada y ahumada para consumo humano en todo el mundo. Su precio es de 22‐44 USD por kg en los supermercados estadounidenses, y es considerado un producto premium en Japón. En España, la carne de Mako en los mercados mayoristas cuesta el doble que la carne de tiburón azul, 14.17 USD/kg fresco, y 5.21 USD/kg congelado, y es considerada de alta gama. También se utilizan las mandíbulas y las cabezas para decoración y ornamento, aprovechándose así todos los derivados de la especie.

España, Taiwán y Portugal representan alrededor del 60% de las capturas anuales reportadas ante la FAO de esta especie, y según datos de la Secretaria General de Pesca, del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en el periodo de estudio 2016 – 2017, la práctica totalidad de ventas de esta especie se comercializó congelado, correspondiendo un 4% a arne fresca.

Las ventas anuales a nivel nacional de esta especie rondan los 2 millones de kilogramos, que ascienden a un valor superior a los 9 millones de euros, introduciéndose en los puertos de Vigo (Galicia), Carboneras, Huelva y Cádiz (Andalucía), y Ondarroa (País Vasco), entre otros.

La Dirección General de Recursos Pesqueros del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación considera que ya existen medidas de gestión a nivel de las Organizaciones Regionales de Pesca de Especies Altamente Migratorias y que ésta es adecuada para asegurar su estado de conservación ya que su nivel de explotación está por debajo de su rendimiento máximo sostenible.

No obstante, al haberse aprobado la propuesta, en adelante las capturas y desembarcos de esta especie deberán ir acompañadas, y estar avaladas además, por un dictamen de extracción no perjudicial que deberá realizar la Autoridad Científica CITES de España, y las exportaciones que se realicen desde España, así como las importaciones que procedan de terceros países, deberán contar con la previa solicitud y emisión de un permiso de exportación o introducción procedente del mar, según corresponda, expedido por la Autoridad Administrativa CITES española, cuya titularidad corresponde a la Dirección General de Política Comercial y Competitividad del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

Para más información:

Consulta la propuesta completa

Visita la Web de CITES